Un Dron que no te hará daño

Dos estudiantes suizos crean un dron pensado para entrar en sitios de difícil acceso durante las misiones de salvamento.
¿Sabías que el vuelo de una mosca puede salvar tu vida?

El año pasado dos estudiantes de la Universidad politécnica de Suiza, Patrick Thévoz y Adrien Briod, fundaron la empresa Flyability con un único producto diseñado: un dron volador a prueba de choque que llamaron Gimball.

Ya en febrero de este año la joven empresa ganó la competición “Drones for Good” (Drones para la buena causa) en Dubai, llevándose un millón de dolares en concepto de premio y posicionándose como una de las empresas más punteras en tema de drones en el continente europeo.

La idea que desarrollaron estos dos jóvenes suizos es brillante porque soluciona dos importantes problemáticas del sector:

     1) La dificultad de pilotar drones en espacios estrechos sin chocar con obstáculos, perder el control o dañar el dron.

        2) Evitar provocar daños a terceros en caso de caída o pérdida de control de un dron.

La solución consiste básicamente en meter un dron cuadricóptero dentro de una “jaula” esférica de fibra de carbono, sin restringir su maniobrabilidad. Por tanto, Gimball casi mimetiza el vuelo de una mosca (su manera de volar inspiró a los inventores), que aún chocando con un obstáculo no pierde la orientación y consigue inmediatamente reincorporarse y seguir como si nada.

Los usos que pueden darse a este innovador dron son infinitos, pero fue concebido en su origen para trabajos de búsqueda y rescate de personas en zonas con limitada o nula accesibilidad.

No todo son rosas en el camino de estos jóvenes emprendedores tecnológicos ya que hay varios aspectos por mejorar en su dron. Hay todavía unos cuantos bugs que resolver, su autonomía es más bien escasa (unos 15 minutos), la visibilidad de las cámaras del Gimball puede ser obstruida por la “jaula” y el precio es muy elevado 20.000$ por unidad.

Por mi parte, estoy seguro que todo estos problemas se resolverán  pronto y desde aquí expreso mi total apoyo a este tipo de iniciativas de aplicación civil y que pretenden salvar vidas en vez de destruirlas.

Os dejo con el vídeo de Gimball.